Datos personales

Mi foto
I’ve got thirty dollars in my pocket, but a million memories to give. So let’s just elope and be happy and kiss and laugh and cry and just be together until our hearts stop beating.

Páginas vistas en total

Seguidores

viernes, 9 de septiembre de 2011







¿Recuerdas cuando eras pequeña y no querías comer? Te intentaban hacer creer que la cuchara con el puré era un avión. De hecho creían que lo único que le faltaba para ser igual era el sonido del motor. Y ahí les veías haciendo el brrrrrrr. Además te hacían responsable de la buena alimentación de toda tu familia: 'Ésta por papá. Ésta por mamá. Ésta por la tita' . O sea, tenías que comer tú por todos. ¿O cuando para conseguir que nos durmiésemos se inventaron las nanas? La música era apropiada, pero fallaban en la letra, como ésa que decía: "Duérmete niño, duérmete ya, que viene el Coco y te comerá" Y tú pensando: "¿Cómo? ¿Que va a venir quién? Después de la información que me acabas de proporcionar ¿tú quieres que yo me duerma?" Así que te pasabas toda la noche con los ojos como platos, no fuera a ser que le diera por aparecer al maldito coco. Así, al menos si venía, te pillaba despierta. Y como conclusión, la frase con la que los padres ponían fin a todas nuestras preguntas: "Mamá ¿Por qué los chicos son tan raros?" Hija, cuando seas mayor lo entenderás. Pues también en eso nos mintieron. Porque querida mamá, yo ya soy mayor y sigo sin entenderlos

No hay comentarios:

Publicar un comentario